¿Terapia Breve o a Largo Plazo?

Esta es una pregunta que usted tal vez quisiera contestar sobre la marcha, o tal vez usted quisiera empezar con objetivos específicos y obtenerlos de una manera estructurada.

Algunos problemas que parecen muy complejos pueden tener simples soluciones. Algunos problemas que parecen sencillos, pueden necesitar soluciones complejas y variadas.

Adultos, parejas, niños, familias, y grupos se pueden beneficiar con cualquiera de las terapias listadas a continuación.

Terapia Breve

Terapia breve está a menudo enfocada en solución temporal dirigida a un problema específico dentro de una cantidad mínima de tiempo.  Es usualmente activa y directiva, usada para lograr objetivos específicos y limitados, pero también puede tener un profundo efecto en cuestiones menos definidas.

Terapia de comportamiento cognitivo (CBT), terapia enfocada a soluciones (SFT), terapia de comportamiento dialéctico (DBT), terapia orientada a la tarea,  y terapia de entrevista motivada (MI) son ejemplos de tratamiento breve. Estos tipos de terapias pueden combinarse con útiles acercamientos entre mente y cuerpo, como hipnosis y trabajo de energía.

Terapia a Largo Plazo

La terapia a largo plazo es a menudo más adecuada para facilitar cambio profundo y duradero de manera general. Sin embargo, terapia a largo plazo no tiene que tomar décadas, puede ser muy efectiva en un período de alrededor de seis meses.

Algunas enfermedades mentales serias responden bien o se remiten enteramente con terapia que dura de uno a dos años. Algunos individuos se benefician y prefieren una relación psicoterapéutica que dure varios años. Terapias psicodinámicas y psicoanalíticas pueden ser muy efectivas en modalidades de tratamiento a largo plazo, y pueden también ser combinadas con hipnosis y otras útiles curas de cuerpo y mente.